Nuestras Especialidades

Como psicólogos estamos capacitados para intervenir sobre cualquier comportamiento que conlleve problemas cognitivos, sentimentales o conductuales, y que afecte tanto a una persona como a un grupo. No obstante, por nuestra formación y experiencia somos especialistas en los siguientes:
Tratamos individualmente las dificultades psíquicas de la vida cotidiana

Más Información

Terapia Individual

Ayudamos a recomponer las dificultades de convivencia de las parejas.

Más Información

Terapia de Parejas

Mejoramos las relaciones familiares. Trabajamos con los padres el modo de educar y tratar a sus hijos. Tratamos con los hijos las dificultades escolares y les enseñamos a comportarse con respeto, cumpliendo sus responsabilidades.

Más Información

Intervención Familiar

Cuando los problemas que tenemos están más directamente relacionados con el modo de actuar a lo largo de nuestra vida, que con las circunstancias del momento, es necesario intervenir en dichos factores propios .

Más Información

Personalidad

Las circunstancias vitales pueden provocar situaciones de Ansiedad y Estrés de muy diversa naturaleza. Somos Mastér en Ansiedad y Estrés.

Más Información

Ansiedad y Estrés

El fracaso continuado o el dolor intenso provocan estados emocionales negativos (tristeza, ira, amargura, asqueo, ....) que es necesario intervenir. De no hacerlo corren riesgo la persona que los padece y las personas de su entorno.

Más Información

Estado de Ánimo

Habitualmente pasamos por dificultades. Lo normal es que podamos resolverlas con nuestros propios recursos. A veces incluso, por nuestros propios medios, aprendemos la forma de solventarlas.

Sin embargo, hay momentos donde las dificultades convergen o donde son de una naturaleza diferente y agravada. Es esas ocasiones no somos capaces de afrontarlas, lo que hace que el malestar emocional permanezca o incluso vaya a más.

Nuestro psiquismo, en esas situaciones de crisis, desarrolla lo que se conoce como mecanismos de defensa. Se trata de modos de "resolver" las dificultades de un modo a veces ficticio, evitativo, agresivo, fantasioso, etc.; un modo que resulta en el medio y largo plazo peor que de no haberlos puesto en práctica. Dichos mecanismos se "agarran" a nuestra personalidad y nos lastran en las situaciones que los originaron y en otras derivadas o que se les parecen. Con el tiempo se generalizan y pueden resultar devastadores.

Lo que también empeora la situación, es que dichos "mecanismos defensivos" pasan desapercibidos para nosotros mismos, y muchas veces también para los que nos rodean. Son inconscientes, sobre todo en esos primeros momentos donde sería más fácil "desactivarlos". Van, por tanto, creciendo y deteriorandonos insidiosamente, y cuando se hacen patentes e insoportables se comprueba que su solución sólo puede llevarse a cabo, en el mejor de los casos, por un profesional externo. Incluso en los peores casos, el profesional externo tan sólo puede trabajar para que no empeoren puesto que se han cronificado.

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk