El hábito hace al monje

Asumir que "el hábito no hace al monje, es reconocer que alguien no puede cambiar" y para un psicólogo eso es imposible de acomodar, comenta nuestro psicólogo José Luis Ruiz.

En el refrán se aprecian algunos matices, derivados de la polisémia del término hábito. A primera vista parece que hábito es, simplemente, un ropaje, pero José Luis apunta que existe otro significado tanto o más trascendente: y el hábito como conducta reiterada en el tiempo que por tanto, configura una forma característica de comportarse. Una forma que moldea y afecta a la propia personalidad.

Desde que somos niños, el "hábito, el ropaje", el ambiente, las experiencias, nos van vistiendo y así en nosotros se va haciendo poco a poco el "monje", es decir, el "hábito, la forma de ser".

De igual modo, pero con menor intensidad, con el paso del tiempo, los "ropajes" que nos ponemos, nos van cambiando. Y conviene saber que con la edad, los cambios de la personalidad son más complicados de modificar. Por eso, la intervención psicológica hay que afrontarla cuanto antes en casi todos los casos.

Cuesta Abajo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Viernes, 20 Abril 2018