Cuesta Abajo

Cuando estás en pleno descenso emocional, no sabes dónde queda el fondo del túnel, ni cómo serán sus pendientes, o la irregularidad del terreno. ¿Cómo será la caída?, ¿precipitada?, ¿lenta e implacable?, ¿mi cuerpo sufrirá magulladuras, o solo mi alma?...

...¡Qué me importaba!...: "encogida, anquilosada y dolorida, con la mirada vacía y la vida pasando sigilosa a mi espalda, permanecí tumbada una mañana, una más, de mis ya muchas mañana, con una lágrima resbalando por mi mejilla.

Días grises, de nubarrones en el alma que todo lo amargan. El aire apenas llega a los pulmones y todo se transforma en lágrimas resbalando sin freno, sin previo aviso, sin motivo concreto...solo pena, frustración, espesura y pesadez en la cabeza.

Pero las cuestas, y los túneles oscuros, tienen un fin. El tope a veces llega por la fuerza de la naturaleza, la gravedad o la física, así que llega porque no puedes seguir descendiendo o porque tras el hábito de la oscuridad, el ojo se hace sensible y advierte el trazo lejano de un ligero haz de luz. Solo queda subir o seguir esa pequeña veta luminosa. Pero el trayecto suele ser lento.

Otras veces, por el contrario, él ascenso puede ser más rápido, sin duda se hace mucho más llevadero. Es en esas ocasiones en que alguien a quien le importas, te ayuda, su mirada te acompaña y su hombro te recoge... Un ser sin duda sensible y atento, te eleva incluso contra tu voluntad, te impulsa todo el camino, te presta su energía, te brinda su alegría y no permite que mires atrás, te dice: - ¡existe una solución!, ¡para todo!, cruza el umbral, deja que te alcance la luz, cualquier elemento renovador, acepta la sonrisa, siente que el silencio es paz, vacía tu cabeza, despide de una vez todos los mensajes que te amordazan".

Continuar leyendo
238 Hits
0 Comentarios

Nirvana

Aquél día soleado de primavera invitaba a pasear por la playa. Mientras andaba me deleitaba escuchando una música rítmica con punteos de guitarra que, de un modo mágico, me transmitía la energía positiva que mis piernas necesitaban para mantener su paso.

No soy de mucho necesitar, reconozco que sentir el sol, la arena de la playa en mis pies descalzos, el agua que refrescaba mis pies, la melodía rítmica, el cielo azul con nubes de algodón suaves como la brisa, la calma de una orilla sin apenas gente, me acercaban a un estado próximo al nirvana.

A veces andaba, cerrando los ojos, sin querer abrirlos para concentrarme más en los sonidos y en las caricias que brisa, agua y arena me daban. Sentía una descarga electrizante de bienestar. En ese momento, para mí, aquello era la felicidad.

Llevaba ya un tiempo con ellos cerrados cuando el mar por un momento embraveció y una ola que me llegó a la rodilla me empujó, rompió mi paso y me sacó de aquél estado de simbiosis con el entorno.

Una pena, pensé. Me encontraba tan a gusto. Entonces ví a unos jóvenes que estaban dado gritos por el paseo marítimo, lo curioso es que yo no me había dado cuenta de su presencia hasta ese momento. Parecían pasarlo bien, bebiendo de la "litrona", aparentemente en un estado que me hizo intuir que, en poco tiempo, haría situar a varios de ellos en una posición incompatible con la bipedestación.

Continuar leyendo
265 Hits
0 Comentarios

Sola, en compañía

En algunas ocasiones paro a observa atentamente algunas escenas de mi propia vida. Siento que debo hacerlo cuando, a pesar de estar rodeada de todo y todos lo que supuestamente necesito, en realidad me siento sola.Así que pensaré un poco sobre esto.

Soy mujer trabajadora, y en el trabajo soy educada, guardo las formas, se cómo actuar y me siento a gusto. Los años de experiencia me han servido para ir encontrando mi lugar. Cuando me relaciono con mis compañeros, jefes, clientes y demás..., somos correctos, profesionales..., aunque el trato no pasa de aquí, pero bueno es lógico, es un trabajo y seguramente no debe ir más allá. De manera que las emociones que aquí puedo esperar estarán referidas a incentivos, retos y otras aspiraciones semejantes. Sin embargo no puedo evitar pensar que quizá el transcurso de los años han logrado darme estabilidad pero también, restarme emoción, pues si existen retos laborales simplemente ya no los veo, como no veo nuevas conversaciones, otros proyectos...¿Qué me falta?, ¿por qué siento este vacío?.

Antes solía recurrir a mi grupo de amigos. Tengo un pequeño pero leal círculo, con los que habitualmente he cubierto muchas necesidades: risas, distracción..., aunque ya no logro recordar cuando fue la última vez que hicimos algo distinto. Es posible que a fuerza de repetir lo que funcionaba nos hayamos vuelto demasiado "endémicos", o a lo mejor nos dejamos arrastrar por nuestras vidas, restando espacio a estos momentos en lo que hacíamos locuras, éramos espontáneos y como meta solo reír y disfrutar. Hace mucho que repetimos lugares, conversaciones y aunque es vital tenerlos, no me aportan nada, regreso a casa tan vacía como llegué a esa última quedada.Si sigo observando, ahora cómodamente sentada en el sofá de mi propia casa, puedo ver personas importantes de mi vida junto a mí, las que me han dado el calificativo de madre y esposa.

Creo que como madre aún me siento viva y durante todos estos años en los que he dedicado atención y cuidados a mis hijos, no he sentido ningún vacío, pues había ocupación y con ello distracción, sin embargo observo como crecen y según lo hacen, también observo complacida que son cada vez menos las obligaciones que me mantenían ocupada y, desgraciadamente para mí, también menos los momentos compartidos. Se irán del todo de mi vida. Hoy ya siento instantes de vacío, cada vez mayores, cada vez más duros...¿cómo llenaré esos vacíos de los seres que más valor dan a mi vida?.

Supongo que aquí debería sentir la compañía de una pareja, que veo, siento, atiendo y conozco compartiendo casa, cama y vida desde hace años. ¿Me habrá pasado como en el trabajo y he aceptado un lugar simplemente cómodo?, ¿Dónde se quedó la ilusión, donde la conversación, la emoción y las ganas de hacer cien mil cosas?.

Continuar leyendo
240 Hits
0 Comentarios

Somos nuestro peor enemigo

¿Somos nuestro peor enemigo?

Ayer, cuando ya estaba acabando el día, sufrí una intensa y desagradable experiencia al comprobar que una elección

laboral de esa mañana fue todo un error. Enseguida me llevó a asociar aquello con un acto que dejaba en entredicho mis competencias y valía. 

El hecho en sí pudiera parecer a otros algo insignificante, pero para mí, tan solo no haberlo previsto, fue lo que constituyó el mayor de los errores. La envergadura de la equivación es imposible de evaluar en esos momentos, pues justo lo que sucede es que lo magnifico, perdiendo la capacidad real de analisis.  

Continuar leyendo
233 Hits
0 Comentarios

La Vidente Inteligente

Durante muchos años he vivido fingiendo que era capaz de "ver cosas" que los demás no pueden ver. He alentado en los demás la sugestión de que tenía un sexto sentido. Pero ahora que ya estoy en el hospital, tumbada en la cama y esperando mis últimos días, quiero dar fe para estar a bien con Dios y conmigo misma, de esta hipocresía.

No soy capaz de ver lo que los demás no pueden ver, es simplemente que presto mi atención a detalles en los que los demás no la ponen. De lo único que puedo presumir es de que aunque mi intuición no es tal, mi capacidad de razonar y deducir cosas creo que sí lo es.

Me gusta fijarme en los detalles, y cuando advierto alguno y sé que para los demás ha pasado desapercibido, finjo que adivino, que veo a través de los cuerpos opacos, que soy capaz de ver el futuro en el interior. Ésa es mi verdadera capacidad, ni nada ajeno a los sentidos, sino todo lo contrario; pero a la gente le gusta imaginar y creer que existen energías y fuerzas que sólo unos pocos pueden ver. Sólo unos pocos que tienen algún tipo de cualidad especial.

Mi única cualidad real es la comentada, unida a la forma de comunicar. A mucha gente le gusta creer, y cuantas más efímeras creencias tienen, más se prestan a creer lo que les digo.

Me acaban de cambiar de habitación en el hospital, jamás he estado en ella, pero a través del vaso en la ventana veo algo, algo además del cielo.

Continuar leyendo
220 Hits
0 Comentarios

Un Partido Especial

Soy aficionado al tenis desde hace tiempo. Me gusta practicar ese deporte, me gusta competir, pero sobre todo me gusta el ambiente de respeto y amistad que, en general, las personas que jugamos en el club tenemos.

Hoy sin embargo os quiero relatar una situación que me ocurrió no hace demasiado tiempo.

Era verano, y en esa época, el club organiza un torneo abierto, donde los participantes se emparejan por sorteo, sin tener en cuenta su puesto en el ranking, y disputan partidos eliminatorios.

Era mi partido de segunda ronda, y me tocaba jugar contra una persona desconocida para mí. Se llamaba Luis, y lo único que me dijeron es que llevaba poco tiempo en el club.

Llegué a mi hora y allí estaba esperándome, sin embargo, sus primeras palabras fueron "llegas tarde". No llevaba reloj, pero ¿quizá me habría retrasado uno o dos minutos?. no le dí importancia. Dejé la bolsa de deporte, cogí la raqueta y le ofrecí jugar con unas pelotas que llevaba, que tenían un partido de uso. Fue entonces cuando dijo "a los partidos se traen bolas nuevas".

Continuar leyendo
254 Hits
0 Comentarios

Ecología Personal

A veces mucha gente se olvida de una cuestión fundamental: aunque no lo parezca, aunque crean que no existe un control real sobre las cosas que pasan, la realidad es que SE EQUIVOCAN.

Claro que hay cosas sobre las que uno no tiene posibilidad de influir, al menos inmediatamente, pero hay un montón de cosas sobre las que tenemos posibilidad de control. Y, lo más importante, el bienestar personal depende en gran medida de esas cosas.

Depende de cosas que SI PODEMOS CONTROLAR.

La clave está en implicarse en observar aspectos de la vida que “no están tan mal”, incluso “que están bien” o “realmente bien”, o que quizá “son bonitas y útiles”. En mirar hacia un futuro no muy lejano, y en aprovechar el momento actual para sacar una sonrisa a alguien, hacerle un elogio, esforzarte en conseguir tus objetivos…

La clave está en PENSAR QUE UN MONTON DE COSAS DEPENDEN DE TI.

Continuar leyendo
260 Hits
0 Comentarios

Adolescente Perpetuo

"La adolescencia se puede dar a cualquier edad"

220 Hits
0 Comentarios

Mi Guerra

Todo está a punto de empezar. En apariencia todo tranquilo al amanecer del nuevo día; como me había propuesto las cosas necesariamente van a empezar a ser de otro modo.

Las batallas que ahora empiezo contra seres de carte y hueso, contra mis fantasmas y miedos, probablemente serán difíciles y duras, pero igualmente mi determinación es y será firme y mis objetivos claros.

Desde hace un tiempo estoy trabajando en ello. He aprendido que "no se trata de salir a volar, sin rumbo y a ver lo que se encuentra"; muchas veces lo he hecho así y a la postre sigo donde no quiero estar. Esto es cuestión de desarrollo personal, pero no es una moda

Esta vez siento que algo es diferente. Conozco mejor mi entorno, mis propios medios, mis mejores cualidades, mis mejores momentos.

Soy yo quien ahora he establecido dónde, cuándo, cómo, con quién, a quién... Ya tengo cartografiado mi "mapa del mundo", para echar a volar. Y la primera acción, el primer golpe, o el primer beso, lo daré yo.

Continuar leyendo
206 Hits
0 Comentarios

De Compras

Quizá nunca hasta ese día me dí cuenta de cómo era, de cómo respondía ante una situación así. No esperaba que algo sí me sucediera, pero pensándolo con más detenimiento, creo que otras veces me han ocurrido situaciones parecidas a las que voy a contaros.

De siempre me han gustado las compras. Lo paso bien. Creo que hasta me evade y me relaja. Me encantan los escaparates, probarme ropa de diferentes tendencias, mirarme al espejo, comparar, y hacerme una idea de lo que mejor va conmigo. Creo que esa afición ha generado en mí cierto, cómo decir, "estilo" y "buen gusto". Un estilo y un gusto con los que me siento bien, un estilo propio, como digo yo: mi estilo.

Aquél día, después de probarme varios pares de zapatos en una nueva zapatería que se había instalado en la galería de un gran centro comercial, decidí, por fin, que uno de ellos, un par de zapatos, sería para mí.

Mi costumbre habitual al ir a una zapatería, es probarme un sólo zpato, generalmente el derecho. Mi madre fué de quien lo aprendí y supongo que las madres de otras personas a las que conozco tuvieron la misma costumbre, pues casi todas ellas tienen el mismo hábito; y todo eso al margen de que muchos dependientes te ofrecen sólo un zapato para probar.

Como digo, ese zapato era muy bonito y mi pié derecho se acomodaba a él como lo hace una llave a su cerradura, perfectamente, como si hubieran nacido el uno para el otro. Así que me acerqué al mostrador y le comenté al dependiente que me lo llevaba.

Continuar leyendo
205 Hits
0 Comentarios

Autoestima al Arroz

Mirad el vídeo, especialmente vosotras; es un alegato a la libertad que invita a no dejarse influir por los demás y a fortalecer la autoestima.Bonita interpretación y bonito mensaje.

 

 

221 Hits
0 Comentarios

La Cima

Importa poco lo alto que esté, si tengo fuerzas para llegar allí.

Importa menos lo que tarde en llegar, si al final lo hago.

Nada importa si llueve o nieva, si hace frio o calor, si sigo caminando.

No me importa si llego el primero o el último, si al final corono la cima.

Lo que me importa es llegar arriba y hacerlo con ellos, pues después de mucho caminar, sé que llegar sólo de nada me sirve.

Continuar leyendo
200 Hits
0 Comentarios

La Gota Inconsciente

Recuerdo con nostalgia, pero con algo de pena, un episodio que me ocurrió en la adolescencia. No es algo de lo que me sienta orgulloso, ni frustrado, porque lo que voy a contar no me tiene a mí en el centro de la escena, sino a un profesor del que, por respeto y porque era buena persona, no daré su nombre.

Ya entonces era un hombre mayor, próximo a la jubilación, y aunque me siento incapaz de calcularlo, seguramente rondaba entonces los 65 años.

Me consta que durante toda su vida laboral siempre se había ganado el respeto de los alumnos por su conocimiento de la materia y su buen hacer  en las clases; pero en el último año las cosas parece que no le iban bien. Seguramente, el motivo principal de todo era su estado de salud.

No hacía más de un año que le habían diagnosticado un problema de próstata y "algo más" que nunca supe. La consecuencia más evidente, aunque supongo no la más grave, que se derivaba de ello, eran los "problemas de control urinario".

No conozco los sistemas que mi profesor empleaba para manejar esta situación, pero a mi juicio, eran insuficientes.

Continuar leyendo
176 Hits
0 Comentarios

Sin salida en el bosque

Estaba en el interior de un bosque donde no veía la salida. Allí no había camino alguno y todo lo ocupaba una niebla que impedía la vista a más de unos pocos metros.

¿Qué hacer?

¿Ponerme a andar?. Pero ¿dónde ir?

De inmediato me dí cuenta de que andar sin conocer hacia dónde, era deambular.

Deambular no debía ser mi primera opción.

Continuar leyendo
176 Hits
0 Comentarios

La Flema

Puedo decir que ninguno de mis compañeros, ni del resto de empleados lo pasa bien cuando ese hombre, por motivos casi siempre desconocidos y no siempre relacionados con el trabajo, comienza  "desplegar su expresión de sensibilidad".

Definitivamente, mi jefe, que es el hombre del que os hablo, no piensa en absoluto en esos momentos. Simplemente se apodera de él algo así como una "nube negra" que evoluciona a peor por momentos, hasta que, casi de súbito, comienza la tormenta.

Esa tormenta se hace acompañar de vientos huracanados y de todo tipo de meteoros que se proyectan en todas direcciones, sin atender a razones aparentes. No importa si hay niños, clientes o personas enfermas porque todos reciben. ¡Mira, ahora que lo pienso!, al menos observo que en este respecto nos trata a todos por igual: todos recibimos algo parecido. Cuando está la cosa de ocurrir, sencillamente ocurre y el tifón resulta desolador, no sólo por la intensidad, sino también por su duración (a veces hasta 2 horas); y lo peor es que todos hemos apreciado que de un tiempo a esta parte es como si mi jefe estuviera entrando en algo así como "una estación climática perfecta para el desencadenamiento de estas tormentas".

A muy pocos de mis compañeros les he visto arrestos como para tomarse la cosa con un poco de humor, pero lo cierto es que se entretienen apostando cuál será la próxima "localidad afectada" y poniendole, como los meteorólogos con los huracanes, nombre a esos fenómenos.

¿Quién puede parar esto? ¿Cómo puede acabar quien lo intente? ¿Hay al menos algún sistema de detección previa que nos ayude a estar preparados cuando se desencadene la tormenta?

Continuar leyendo
221 Hits
0 Comentarios

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk